Posts by MariaJ.MM

EFECTO ZEIGARNIK

Posted by in Blog

EFECTO ZEIGARNIK

EFECTO ZEIGARNIK EN EL DUELO. Muchos de nuestros pesares vitales, de los impedimentos psicológicos que nos impiden ser felices, provienen de experiencias dolorosas sin cicatrizar o cerradas en falso. En la mochila que nos acompaña a lo largo del viaje vital suele acumularse el lastre de asuntos no resueltos del todo, de situaciones que en su día dejaron en nosotros huella dolorosa que, pese al transcurso del tiempo, nos sigue atormentando. Todos somos rehenes del pasado y, aunque hayamos aprendido a administrar hábilmente nuestra memoria y nuestros olvidos, siempre hay instantes en que el eco de un suceso malhadado o la sombra de una acción errónea se nos presentan causándonos malestar, pesadumbre o angustia. Son lo que comúnmente denominamos “traumas”, vivencias y recuerdos desagradables de los que se deriva un choque emocional duradero y persistente. Recordar acontecimientos tristes no tiene porqué ser negativo. Únicamente cuando se viven con especial intensidad o cuando la persona acaba siendo dominada por ellos sin conseguir librarse de su presencia puede hablarse de “traumas” en sentido estricto. El hecho de evocar a un ser querido y llorar su ausencia no constituye un trauma, sino un signo de sensibilidad. Arrepentirse de errores cometidos en el pasado es propio de personas honestas e inteligentes, pero si ese arrepentimiento implica cargar a perpetuidad con sentimientos de culpa, en vez de servir para rectificar o mejorar, sólo es fuente de tortura. Hay procesos dolorosos que conseguimos superar y otros en los que no acabamos de pasar página. No es sencillo establecer una norma sobre qué cosas es bueno recordar y cuáles conviene olvidar. Lo que sí parece evidente es que muchos de nuestros pesares vitales, muchos de los impedimentos psicológicos que nos impiden ser felices, provienen de heridas sin cicatrizar o de situaciones “cerradas en falso”. Duelo sin terminar. Está claro que necesitamos cerrar capítulos de nuestra vida para no estancarnos en la amargura, la frustración, el rencor o el desengaño. Pero esa superación no siempre es posible. Ocurre, por ejemplo, en las personas que han perdido a seres queridos en una catástrofe natural o en un atentado masivo. Por más que consigan hacerse a la idea de la ausencia, no alcanzan a elaborar el duelo hasta que no recuperan los restos del fallecido. Una angustia aún más grande invade a los familiares de personas que un día lejano desaparecieron y de las que nunca más se supo. Aunque hayan perdido toda esperanza haya algo que les mantiene dolorosamente aferrados a la posibilidad del reencuentro y ese sentimiento les sitúa en una zona emocionalmente imprecisa, desconcertante y doblemente dolorosa. Se llama “Efecto Zeigarnik” al fenómeno de evocación que ocasiona una tarea que se deja sin terminar. Según observó el investigador ruso Bluma Zeigarnik, las personas tendemos a mantener más vivo el recuerdo de las experiencias incompletas que el de aquéllas que hemos logrado concluir. Cuando un objetivo es culminado, nuestra mente se desprende con facilidad de él y vuelca sus energías en otro objetivo nuevo. Zeigarnik ponía el ejemplo de unos camareros que recordaban con todo detalle las peticiones de los clientes hasta el momento en que les atendían, una vez servido el plato, sin embargo, muchos de ellos eran incapaces de acordase de qué había comido cada persona. Hay que superar etapas. Para superar los traumas necesitamos tener conciencia de haber alcanzado una meta, concluido una etapa, superado una fase. Muchas veces esa necesidad se concreta en la búsqueda de un porqué, de una razón que explique los acontecimientos del pasado. Cuando no logramos dar con esa razón, el efecto Zeigarnik hace que los recuerdos sigan atormentándonos....

Read More

INTERCAMBIO DE ROLES O PARENTIFICACIÓN.

Posted by in Blog

INTERCAMBIO DE ROLES O PARENTIFICACIÓN.

INTERCAMBIO DE ROLES O PARENTIFICACIÓN.   El concepto de parentificación describe, el intercambio de roles entre padres e hijos. Cuando un niño pasa a ser el padre o madre en funciones de uno de sus padres o a suplir al que está ausente física o psíquicamente. De este proceso no suele ser consciente ninguno de los implicados. El hijo porque, momentáneamente, ve aumentada su influencia y se encuentra elevado al nivel del adulto. Y el padre por estar socialmente aceptado, en nuestra época y sociedad, tratar a los niños como si fuesen pequeños adultos. Un niño que se comporta como un adulto cosecha de su entorno, por regla general, mas adulación que crítica. Nos resulta difícil aceptar la parte de niño que tiene el niño. Seguramente ha sido siempre así y educar consiste en parte en eso, en eliminar comportamientos innatos y adaptarlos a los socialmente aceptados. Antes se intentaba exterminar esta parte «niñil» a base de golpes. Ahora tenemos otros métodos, pero nos sigue costando aceptar que los niños son, por definición, impulsivos, inconstantes, directos, sinceros, sensibles, extremadamente emocionales, curiosos, inquietos e inconstantes, entre otras muchas cosas. Sea como sea, la elevación del niño al estatus de adulto ocurre en muchos casos de forma automática, sin que ninguno de los afectados se de cuenta. Recuerdo el caso de un niño cuya madre se había separado de su marido después de varios años de maltrato físico. El niño se había autoproclamado «protector» de su madre y cuando lo conocí, tenía ocho años y estaba exhausto. La tarea que se había autoimpuesto sobrepasaba con creces sus capacidades y le había impedido disfrutar los pocos años de inocencia que nos son dados y que tan necesarios son para el desarrollo de una personalidad sana. Ya con ocho años este niño presentaba el cuadro de una depresión clínica -antaño se decía que la depresión en niños se presenta frecuentemente en forma de irritabilidad y otros trastornos de conducta, atípicos en la «depresión adulta», hoy muchas veces estos niños reciben el diagnóstico de déficit de atención (con o sin hiperactividad)-. Además, el rechazo de los padres entre sí, o la descalificación de uno de ellos por parte del otro, nunca deja indiferente al niño. A partir de cierta edad este siente que tiene parte de ambos y el rechazo del padre -en este caso- es el rechazo de su propia persona (al menos de una parte de él). Obviamente esto repercutirá negativamente en su autoestima. También en el caso de tener un progenitor con depresión grave o psíquicamente enfermo el niño tenderá a buscar las causas de la depresión en sí mismo, y se esforzará en hacer todo lo posible por «curar» a sus padres o no reportarles problemas adicionales. Huelga decir que todos estos escenarios son probables, no necesarios. Por ejemplo, la presencia de un hermano podrá paliar la influencia de los padres. Incluso puede que haya un hermano que cargue con TODA la responsabilidad, y se convierta en el «enfermo», la «oveja negra», el «portador de síntomas», el «esquizofrénico» o como queramos llamarle. La visión sistémica nos ayuda a entender que las causas que influyen en el desarrollo de la psique son tantas, que es imposible predecir el resultado final de antemano. Nunca podremos conocer todas las causas pero los padres son figuras tan básicas para el niño que siempre tendrán una gran repercusión en el desarrollo de la personalidad de estos últimos. Y, las relaciones que mantengan entre ellos (los padres), su estado de salud y su propia personalidad tendrá tanta, si no más, repercusión que los métodos educativos que...

Read More

CINCO PERMISOS PARA SER YO MISMA.

Posted by in Blog

CINCO PERMISOS PARA SER YO MISMA.

CINCO PERMISOS PARA SER YO MISMA.   1. Me concedo a mí misma el permiso de estar y de ser quién soy, en lugar de creer que debo esperar que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser. 2. Me concedo a mi misma el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar. 3. Me concedo a mi misma el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene. 4. Me concedo a mi misma el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo misma los precios de esos riesgos. 5. Me concedo a mi misma el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me dé el permiso para...

Read More

LOS PENSAMIENTOS CAMBIAN TU VIDA.

Posted by in Blog

LOS PENSAMIENTOS CAMBIAN TU VIDA.

LOS PENSAMIENTOS CAMBIAN TU VIDA. Cada vez que piensas, estás llenando tu cuerpo de sustancias químicas y, según lo que pienses, podrás estar produciéndote salud o enfermedad. Si un pensamiento lo produces una sola vez, provocarás toda una descarga interna y obediente. Te habrás bañado en él y dejará su huella y su recuerdo. Pero si lo repites mucho, llegas a crear un hábito, es decir, un comportamiento crónico que haces sin darte cuenta, ¿Por qué?. Si piensas a menudo que eres débil y enfermiza, esa información te producirá posturas corporales de debilidad, reacciones químicas de igual forma, información en tus células.. Terminarás actuando de esa manera, tu cuerpo responderá a los datos recibidos con todas sus consecuencias físicas y psíquicas. Lo asumirás, creerás que eres así, que siempre fuiste así. Tu cerebro tiene una inmensa capacidad para responder a tus órdenes. Cuando aprendes a conducir has de estar alerta a muchos parámetros para poder hacerlo bien y no provocar accidentes. Alerta a mil detalles, pero vas repitiendo el proceso y llega un momento que tu sistema cerebral ha aprendido la clave. A partir de entonces te resulta cómodo, agradable, puedes hacerlo y disfrutar de un paisaje, lo haces de forma automática. Se ha formado un circuito físico dentro de tu cerebro, uno que actúa cuando lo necesitas. Has creado un hábito, algo que te saldrá solo, sin esfuerzo, automático, has hecho magia. Todo lo que hayas repetido en tu vida el tiempo suficiente se hará circuito. Tu realidad estará impregnada de ello. Reflexiona sobre esto cuanto necesites. Estate atenta a partir de ahora a tus pensamientos y a lo que te producen, experiméntalo tú misma conscientemente. Puedes ir comprobando la cantidad de circuitos, de hábitos que tienes, que no te ayudan a ser feliz sino todo lo contrario. Si quieres puedes anularlos y crear unos nuevos que te ayuden hacia una vida...

Read More

COCAÍNA DECISIÓN VOLUNTARIA.

Posted by in Blog

COCAÍNA DECISIÓN VOLUNTARIA.

Cocaina decisión voluntaria. En las estadísticas de todo el mundo se reseña que los españoles estamos a la cabeza y estamos considerados los más cocainómanos, desde luego no todos, pero sí muchos, quizá demasiados. Un estudio ha analizado 2.500 billetes de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Burgos, Castilla la Mancha y Albacete y los resultados son claros, en 940 encontraron restos de cocaína. Es más ha dejado de ser una droga vip y se ha vuelto popular. Esto no es en sí tan relevante sino por la peligrosidad que la misma conlleva; su efecto estimulante sobre el sistema nervioso central y el gran poder adictivo. Al tomar cocaína se intensifica la descarga de dopamina, con cada repetición esta actividad queda grabada en la memoria, y después la descarga del neurotransmisor se produce no solo al esnifar, sino ante estímulos ambientales o ante la mera idea de consumir. De ahí el deseo intenso e incontrolable de tomar coca. La cocaína produce el mismo tipo de placer que el amor o la belleza, pues activa la misma área cerebral: el núcleo accumbens, cuya estimulación está muy relacionada con sentimientos muy placenteros. Pero más allá de la euforia pasajera que proporciona, tienen efectos perniciosos, incluso en pequeñas dosis, sobre el riñón y el hígado. Sus efectos en el corazón son letales. En uno de cada diez casos de muerte súbita ha habido ingesta reciente de cocaína. Produce agravamiento de trastornos psiquiátricos de personalidad, así como cuadros psicopatológicos graves ( ansiedad, agitación, irritabilidad, desasosiego y paranoia). Muchos cocainómanos creen que pueden dejar de consumir a voluntad, eso es falso, para ello hacen falta entre seis meses y un año de terapia en unidades especializadas. Es una enfermedad crónica en la que hay...

Read More