APRENDER A MANIFESTAR LAS EMOCIONES

Posted by in Blog

APRENDER A MANIFESTAR LAS EMOCIONES

 APRENDER A MANIFESTAR LAS EMOCIONES

Qué ocurre en nuestro cerebro cuando detenemos las emociones que nos hacen daño?.

Se sabe que una emoción se puede paralizar tensando los músculos. A menudo la gente hace rechinar los dientes y tensa la mandíbula cuando se enfada. También pueden detenerse las emociones conteniendo el aliento o respirando profundamente. Son formas comunes de evitar el dolor emocional.

Algunas personas pasaron sus primeros años de vida con miedo, casi fobia, al enfado. Su fantasía asumía que expresar el enfado llevaba asociado el rechazo o el castigo. Esta fantasía movilizaba la tensión muscular y la respiración profunda.

El trabajo del dolor original produce una gran curación al permitir sentir esas emociones no resueltas del pasado.

El neurólogo MacLean explica que el cerebro consta de tres partes o tres cerebros, que forman parte de nuestra herencia evolutiva. El más primitivo es el cerebro reptil o visceral. Contiene nuestra estrategia más primitiva para la seguridad y la supervivencia: la repetición. Un lagarto, por ej., tiene una vida bastante simple que consiste en ir cada mañana al trabajo, esperando comer unas cuantas moscas y mosquitos sin que le coman a él. Si encuentra un camino atinado entre las hierbas y las rocas lo repetirá hasta su muerte. Esta repetición tiene un valor de supervivencia. El cerebro visceral también mantiene las funciones físicas automáticas de nuestro cuerpo, como la respiración. Nuestros lagartos salen de verdad cuando nos casamos por primera vez y nuestros hábitos de siempre chocan con los de la otra persona.

El siguiente es el cerebro paleomamífero, sensorial o sistema límbico. El sistema límbico alberga los sentimientos de excitación, placer, rabia, miedo, tristeza, alegría, vergüenza, repugnancia y náuseas.

El sistema más sofisticado de nuestro cerebro es el neocórtex o cerebro racional. Nos da la capacidad humana de razonar.

Estos tres cerebros son independientes, pero al mismo tiempo trabajan conjuntamente para mantener el equilibrio del cerebro completo. El sistema de equilibrio del cerebro está regido por la necesidad de mantener los trastornos dolorosos al mínimo.

El cerebro no tiene problemas con los trastornos ocasionales de la vida. Utiliza la expresión de emociones para mantener el equilibrio. Cuando nuestra angustia alcanza cierto grado, gritamos de rabia, lloramos de tristeza o sudamos y temblamos de miedo. Los científicos han demostrado que las lágrimas en realidad suprimen las sustancias químicas del estrés que se forman durante un enfado emocional. El cerebro tenderá de forma natural hacia el equilibrio por medio de la expresión de la emoción, a no ser que se nos haya enseñado a inhibirla.

A los niños que crecen en familias disfuncionales se les ha enseñado a inhibir sus emociones de tres maneras: primero, no respondiendo a su actitud o no reflejándola, es decir, ignorándolos, segundo, no ofreciéndoles buenos modelos de cómo nombrar y expresar las emociones, tercero, avergonzándolos y castigándolos por expresar emoción. Estos niños escuchan normalmente cosas como:”Toma, para que llores por algo”, “No vuelvas a levantarme la voz o te rompo la crisma”. En realidad, a menudo les azotan por estar asustados, alocados o tristes.

Cuando se inhiben las emociones, o cuando el estrés se vuelve abrumador y crónico, la mente tiene dificultades. Cuando hay un estrés traumático, el sistema cerebral toma medidas extraordinarias para mantener el equilibrio. Estas medidas son las defensas del ego.

APRENDER-A-MANIFESTAR-LAS-EMOCIONES-

Aprende a manifestar las emociones by M&M Consulta Psicológica